¿Y si las princesas Disney fueran maltratadas? ¿ Y si el Disney World y nuestros padres son los responsables de nuestros actos?

Todas hemos crecido en un mundo real empapado de cuentos irreales y enraizado en un mundo mágico. Influenciadas por las bellas princesas Disney. El colorido mundo Disney donde sus bellas princesas, después de derrotar a las fuerzas del mal  al lado de su bello y adorable príncipe Azul montado en su caballo blanco, se dan el típico beso de 59 segundos – por no decir un minuto- para luego vivir felices comiendo perdices. El mundo del Ever After

princess

 Es ese mundo bello que nos inculcaron de pequeñas. Muchas veces para dejar a nuestras madres hacer su labor tranquilamente nos ponían ante la tele “Mira a la Cenicienta, que guapa y educada es, ¡pórtate como ella!”. Llegamos a la adolescencia, buscamos con fervor esa belleza o ese atractivo de nuestras idols. Claro, por más que nos maquillamos, no logramos ser tan perfectas o bellas como ellas, y claro nos ponemos a buscar a nuestro Aladino y su lámpara mágica.

Revelación: Ese gusto, ese paroxismo-Disney termina por decepcionarnos. Descubrimos que ese mundo con el cual soñábamos y del que queríamos formar parte realmente no existe. ¿Qué pasa? Pues, al obligarnos a ver esas historias de las itsy bitsy pinky criaturas, no se hacía otra cosa más que ‘enjaularnos’ en un mundo irreal que no nos pertenece, del que adquirimos valores  que en el contexto real, resultan ser antivalores. Comportamientos y pensamientos no aptos para manejarnos en esta vida. Crecemos con una percepción errónea de nuestra realidad.

Jasmine

Quise decir todo aquello, para llegar a lo que este gran artista francés  Saint Hoax hizo. En un intento de denunciar la Violencia de Género, decide extraer a esas princesitas de ese mundo inofensivo para meterlas en nuestro mundo. Ya no son las princesas del Happy ever after, sino que las princesas del Happy never after. Se pregunta: “¿ Cuándo dejó de tratarte como una princesa?”. Pues sí, ¿ existe mejor manera de concienciar y prefiero decir de aleccionar sobre el verdadero mundo de la mujer y sus lacras? Resulta incómodo, fatigoso e incluso perturbador.

¿Las princesas dejarán de dar envidia o deseo de ser a como ellas? La cruda realidad. La realidad que miles de mujeres viven a diario.

Otra cosa fuera del contexto de estas imágenes, pero que siempre me llama la atención, especialmente cuando descubrí que los padres no son realmente perfectos como creíamos que lo son. De pequeños, nos comparaban video casetes VHS- para los que crecimos en los 90s-2000s- o CDs de dibujos animados. Todo lo que hacían esos personajes era digno de admiración. ¡Nos animaban a verlos! Llegamos a la edad de 10 -12 años y empieza la lluvia de castigos y críticas: “ ¡No andes descalz@!” “ No tardes por la noche” “ ¿Por qué siempre estás rodeada de chicos, no tienes amigas?” . ¡Ok! hace tiempo leí algo parecido a lo que expongo a continuación: ¿Acaso no fuisteis vosotros los que nos enseñasteis los buenos modales made in cartoon  y que  la bella Cenicienta volvía a casa a medianoche? ¿Acaso no fuisteis vosotros los que nos dejaban ver horas y horas  a Tarzán corriendo por la selva semidesnudo y DESCALZO? o ¿ a BlancaNieves rodeada de 7 hombres, enanos, pero ¡HOMBRES!? y Por último,  la típica “¡no te maquilles tanto!”, ¿ qué hay de Betty Boop a la que prefiero llamar Puti Prosti Boop?

 bettyyy

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s